jueves, 16 de octubre de 2014

Panes sin amasado con sésamo

Esta es otra receta sencilla para los que se inician o para cuando no hay mucho tiempo. Estos panes, ocuparían el número dos en la lista ya que no son nada complicados. Os invito a utilizar la masa fermentada para que los que no estéis acostumbrados a hacerlo, veáis los resultados. Si no la habéis preparado, o no tenéis tiempo a hacerlo, podéis hacer los panecillos sin ella.
La única dificultad es que la masa queda muy pegajosa, pero os indico cómo tenéis que proceder. No hay que amasar, ni esperar mucho tiempo a que leuden, tampoco les damos forma y encima quedan preciosos. No podéis dudar, ¿verdad?.
Con esta receta sencilla y rápida, sin amasar, obtendremos unos panes crujientes y deliciosos.
Espero que os gusten.
Ingredientes (4 panes)
- 550 g de harina de fuerza
- 1 cucharadita de sal
- 1 cucharadita de azúcar
- 300 g de agua mineral y tibia
- 70 g de leche tibia + 2 cucharadas
- 1 sobre de levadura seca
- 50 g de masa fermentada


Preparación tradicional
- En un recipiente, verter la levadura y el azúcar. Mezclar bien junto con las dos cucharadas de leche. Dejar reposar 10 minutos.
- Verter la harina tamizada en otro recipiente, añadir la sal y mezclar. Hacer un hueco en el centro.
- Añadir la mezcla de levadura, leche y azúcar. Después verter el agua y el resto de la leche junto con la masa fermentada.
- Remover con una cuchara de madera hasta obtener una masa homogénea pero muy pegajosa.
- Poner la masa en un recipiente y espolvorearla con harina. Cubrir con un paño y dejar levar 1 hora en un lugar cálido.
- La masa estará muy blanda y pegajosa. Volcarla  sobre la superficie de trabajo. Nos untaremos las manos con un poco de aceite para poderla manejar bien. Cortar la masa en cuatro partes cuidando de que queden untadas en aceite.
- Colocar los panecillos sobre una placa de horno cubierta de papel sulfurizado o perforada sin tener demasiado en cuenta la forma que les damos para que queden de forma rústica. Espolvorear las semillas de sèsamo.
- Precalentar el horno a 240º. Diez minutos antes de hornear los panecillos y colocar un recipiente con agua. Pulverizar las paredes del horno también con agua.
- Hornear unos 8 minutos, calor abajo y otros 8 minutos, arriba-abajo. Si vemos que se doran demasiado, igual hay que bajar la temperatura. El tiempo siempre dependerá del tipo de horno.
- Dejar que se enfríen sobre una rejilla.



Preparación en TMX
- Poner en el vaso la levadura y el azúcar.  Añadir las dos cucharadas de leche y programar 2 segundos, velocidad 5.
- Dejar reposar 10 minutos.
- Añadir el agua y el resto de la leche a la mezcla y verter la harina tamizada, la masa fermentada y la sal.
- Mezclar 6 segundos, velocidad 6. Obtendremos una masa homogénea pero muy pegajosa.
- Sacar la masa del vaso, ponerla en un recipiente y espolvorearla con harina. Cubrir con un paño y dejar levar 1 hora en un lugar cálido.
- El resto como la preparación tradicional.




3 comentarios:

  1. Pues mira esta me gusta también mucho, la miga se ve genial y la corteza crujiente y sin amasar que es lo que da más trabajo.

    Bss.

    ResponderEliminar
  2. Marisa, me gustaría hacer este pan, pero el enlace con la masa fermentada no funciona, me dice que la página no existe...Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es raro que no funcionara ninguno. Ahora ya está solucionado. Blogger me vuelve a dar problemas. Gracias Julia. Vas a alucinar lo fáciles que son y lo bien que salen. Besos

      Eliminar

Bienvenidos a BBSS, recetas por una buena causa.
Tu comentario, siempre será una alegría tanto para mí como para cualquiera de los participantes en los retos BBSS.
Por motivos de tiempo, de saturación de trabajo al llevar dos blogs y porque las recetas que en este blog se incluyen, no son mías, no siempre podré contestar a los comentarios.
Tenéis de todas formas en cada receta un enlace a cada uno de los blogs de los autores por si queréis comentarles directamente a ellos.
Gracias por comentar. Un saludo

Links

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo que no compartes se pierde, lo que compartes se multiplica, ¿Por qué no compartir alegrías y explosiones de felicidad?

(Juan Trigo)